Dog: Un viaje salvaje (2022)

Un guardabosques del ejército y su perro se embarcan en un viaje por carretera a lo largo de la Pacific Coast Highway para asistir al funeral de un amigo. Dog: Un viaje salvaje (2022)

 

Critica:

Channing Tatum protagoniza y dirige, junto a Reid Carolin, una película sobre la amistad entre el ser humano y el perro, que trata de aportar un toque de originalidad. Esta entrañable road movie por Estados Unidos, probablemente no será memorable, pero sí es una propuesta amable, con una animada banda sonora, que deja una sensación agradable.

Aunque empieza siendo una comedia –salpicada por la tristeza de la pérdida de un miembro del ejército– contiene más carga dramática de lo que parece a primera vista. A medida que avanza, uno se da cuenta de que no es la típica cinta perruna, sino que va un poco más allá. Entre bromas y alguna crítica sutil –desde el respeto– al ejército, el film reflexiona también sobre la muerte, el duelo y la necesidad de saber cuándo y cómo dejar ir.

Este trayecto en coche es a la vez un viaje de sanación para sus personajes, ambos víctimas de las consecuencias de la lucha militar. Tatum encarna a su prototipo de hombre musculado pero, esta vez, añade algo nuevo, siempre con gran naturalidad y derrochando carisma.

En general, el tono es inocente y simpático, para llegar incluso hasta los más pequeños. Por eso hay alguna decisión de guion inexplicable, como una escena de motel que parece insertada a la fuerza. De todos modos, obviando esos detalles, Dog. Un viaje salvaje es un título conmovedor y más profundo de lo que aparenta. Dog: Un viaje salvaje (2022)