William Tell (Oscar Isaac) es un exmilitar y jugador profesional de póker. Su meticulosa vida se trastoca cuando se le acerca Cirk, un joven que busca ayuda en Tell para ejecutar su plan de venganza contra un coronel militar. El Contador de Cartas (2021)

 

Critica:

En muchas ocasiones, la estupidez, la ignorancia o el dejarse llevar más por los sentimientos que por la cabeza, nos conducen hacia un final que ya se intuía que iba a ser perjudicial para nosotros. Sin embargo, no sabemos evitarlo.

Se veía venir. Parecía claro que no acabaría bien. Se adivinaba el desastre. Y, aún así, tomamos decisiones que, a todas luces, nos llevan directos al barranco. Un barranco, además, al que no queríamos caer, pues nuestros planes eran otros. Qué idiotas. Es esa personalidad, lamentable, que nos lleva y nos seguirá llevando a tropezar en la misma piedra si no sabemos cambiar a tiempo ¿Cuántas señales debe darlos la vida para que nos demos cuenta de cuál es el camino correcto?

Otra veces sabemos que el barranco está ahí. Sabemos cómo acabará. No nos cabe la menor duda de cuál será el desenlace. Pero tomamos la decisión de seguir por ese camino. En este caso no es estupidez, no son las emociones las que están al mando, es simplemente tener la certeza de que el camino correcto, aunque pueda no parecerlo, es éste. Hay que cerrar puertas. Hay que cerrar ciclos. Hay que empezar de nuevo. O simplemente seguir pero sabiendo que éste es el camino correcto que nos toca transitar.

“El contador de cartas” habla de las decisiones que tomamos. Y habla de las situaciones que nos llevaron hasta allí. Al borde del precipicio. Un precipicio desconocido al que, aunque intuíamos desastroso, la ignorancia o nuestro torrente emocional mal gestionado nos hace saltar. O quizá un precipicio ya conocido, al que nos habíamos asomado antes, y al que finalmente decidimos saltar a sabiendas de que es el único camino que nos queda.

La dirección, la fotografía, el guion y el magnífico trabajo de Oscar Isaac merecen con creces el visionado de esta excelente película, no apta para aquellos que no soporten los ritmos lentos, que gusten más de lo explicito que de lo sugerido, o que prefieran la acción a la reflexión. El Contador de Cartas (2021)