Biopic sobre Richard Williams, un padre inasequible al desaliento que ayudó a criar a dos de las deportistas más extraordinarias de todos los tiempos, dos atletas que acabarían cambiando para siempre el deporte del tenis. Richard tenía una visión muy clara del futuro de sus hijas y sirviéndose de métodos poco convencionales, elaboró un plan que llevaría a Venus y Serena Williams de las calles de Compton, California, al olimpo de deporte convirtiéndolas en iconos legendarios. El método Williams (2021)

 

Critica:

El circo del mentecato NoVac ha venido que ni pintado para poner el tenis bien alto en el candelero mediático justo antes del estreno en España de esta película, así que esperemos que tenga buen éxito en taquilla a pesar de competir con otro peso pesado de la temporada, “El callejón de las almas perdidas”. No me gustan los cambios de título pero quizás en este caso han hecho bien, ya que “King Richard” a la gente le iba a sonar a tostonazo de Shakespeare.

La película se mueve con soltura entre típico biopic y típica película de superación deportiva, siendo la parte más interesante la biográfica porque en la parte deportiva no hay ni un ápice de emoción, sabiendo ya lo que va a ocurrir.

Supongo que, como todo biopic, tiende a dejar en buen lugar al señor padre Williams, con lo cual no me imagino como será la realidad, ya que por lo que se ve en la película el método Williams es más que dudoso y no me queda claro si las chicas triunfan gracias al padre o a pesar de él. En cualquier caso Will Smith hace un trabajo magnífico que le llevará a las puertas del Oscar, que cruzará si Benedict no se lo impide.

La figura imponente de Richard Will(iams) Smith oculta un poco otras actuaciones muy destacadas: Aunjuane Ellis (madre Williams), Jon Bernthal (entrenador Macci) y la joven Demi Singleton (Venus). Las reacciones químicas que se producen entre ellos levantan una película de que otro modo hubiera sido muy convencional o incluso aburrida.

Por cierto nunca soñé que vería una película donde el final boss es Arantxa Sánchez Vicario. Si es que en el cine todo es posible.

Gustará a: László Polgár, Disney, Dangal
No gustará a: entrenadores de tenis, Nike, pandilleros