Fátima, la película (2020)

Fátima, la película (2020)
Descargar Castellano Trailer

Portugal, 1917. Tres niños afirman haber visto a la Virgen María en Fátima. Sus revelaciones enfurecen al Gobierno y a la Iglesia que intentan obligarles a retractarse de su historia. Pero a medida que se extiende la noticia de su profecía, miles de peregrinos acuden a Fátima con la esperanza de presenciar un milagro. Lo que allí experimentarán cambiará sus vidas para siempre. Fátima, la película

 

Critica

Así me atrevo a llamarla: “evento mundial”. Y es que hacía casi setenta años que no se estrenaba un film importante sobre la aparición de Fátima. Así es, prácticamente desde 1952, no se volvía a rodar una cinta sobre ella (algún documental, algún título menor…, pero no una película de estas características).

Sinceramente, sigo prefiriendo “La señora de Fátima”, de Rafael Gil (“El mensaje de Fátima”, la de 1952, es bastante flojita), porque tiene mucho candor y es muy entrañable. Pero esta recoge su aroma: se limita a narrar los hechos desde la perspectiva de un niño. No tiene trampa ni cartón, sino que narra los hechos tal y como acontecieron, sin ocultar nada, ni siquiera la sospecha por parte de los padres o de la mismísima Iglesia (así como tampoco lo malo que fueron los masones en todo este asunto).

Me gusta que aparezca una recreación de las visiones del infierno o del “obispo vestido de blanco rodeado de cadáveres”, porque siempre se habla de ellas…, pero nunca hemos tenido la oportunidad de verlas. La del infierno da mucho miedo, y probablemente se parezca a la que de verdad vieron los niños. También me gusta que es muy inocente, porque los niños así lo eran.

Solo hay una cosa que no me gusta, o que le quita interés al relato: la subtrama de Harvey Keitel. Y es que este es un investigador que se entrevista con sor Lucía en Portugal, pero no aporta nada al relato, sino que lo interrumpe sin venir a cuento. La verdad, si se hubiera prescindido de ello, no habría pasado nada: la trama del milagro es tan interesante y sorprendente en sí misma que no necesita ese apoyo (aunque, supongo, la idea era dar entidad al relato con una estrella de renombre).

Por eso es un evento mundial: después de casi setenta años, volvemos a tener en cines el mensaje de Fátima, rodado y adaptado para nuestro tiempo. En una época en que todos son efectos especiales, guiones enrevesados e ideología malsana, está cinta brilla con luz propia. No os la perdáis. Fátima, la película