Lola Índigo: La Niña (2022)

Lola Índigo: La Niña (2022)
Descargar Castellano Trailer

Se acerca el concierto del Wizink Center y Lola Índigo prepara el show junto a todo su equipo. Para esta estrella española del pop supone cumplir un sueño que lleva persiguiendo desde niña, pero muchos han sido los obstáculos que se ha encontrado en el camino. Quizás sea precisamente eso lo que ha convertido a Lola Índigo en una artista tan especial. Lola Índigo: La Niña 

 

Critica

*Akelarre

Manu Montejo saca a la palestra una de las figuras más populares de la música española de los últimos años. Con Lola Índigo La niña, se plantea el camino de la artista, desde sus comienzos pasando por sus experiencias en televisión hasta el culmen de su carrera. Sin embargo, se realiza esta vuelta al pasado al mismo tiempo que se muestra el proceso de preparación del concierto de la gira de “La Niña” en el WiZink Center de Madrid. No se puede negar que esta película será las delicias para los fans más acérrimos de la cantante, pero también sorprende con uno de los mensajes más potentes del largometraje. Además de exponer la dificultad de conseguir sus objetivos, Lola Índigo habla sin tapujos de uno de problemas personales a raíz de su carrera profesional en otros países como China. Así da visibilidad a un tema de vital importancia.

Por lo cual, el espectador no se encuentra únicamente ante una exposición de hechos y de puro endiosamiento a su artista, sino que permite que este altavoz sea utilizado para reivindicar la necesidad de hablar de temas que son incómodos para la sociedad. Por ende, también coge fuerza la narrativa sobre la lucha, tras haberse convertido en primera expulsada de “Operación Triunfo 2017” o el escarnio sufrido tras su paso por el programa de “Fama Revolution”. En este planteamiento es donde se encuentra lo más interesante del film, lo que ya sorprende, dado que no se espera desde un inicio. Aun así, sigue habiendo ese espíritu más superficial en un proceso narrativo, quedándose algunas partes más en el escaparate mediático y en la propia autopromoción, que buscan este tipo de producto. Con lo cual, a pesar de la valentía de romper el silencio, todavía mantiene estructuras más estándar.

*La niña de la escuela

Hay que agradecer que Mimi Doblas, conocida ya popularmente como Lola Índigo, sea capaz de desgranar algunos de los episodios más difíciles de su vida. Aunque no sea capaz de ahondar en ello, ya es muy generoso que una persona con este fan service sea capaz de mencionar términos como desórdenes alimenticios y la necesidad de poner las cartas sobre la mesa. También se agradece que muestre ese espíritu cercano y familiar que le caracteriza, sin dejar apartadas las partes menos amables en su proceso. Lógicamente, se ve que esto es entretenimiento y se necesita de ese drama, pero Doblas lo aborda desde la naturalidad. Después, las declaraciones tanto del entorno familiar más anónimo hasta su equipo técnico, logran que no se quite el foco sobre ella y estén de apoyo. Gracias a ello, no se limita a una sola figura, sino que refresca su presencia en pantalla.

La realización de Lola Índigo La niña coloca el concierto del WiZink Center como columna vertebral, acompañándose de declaraciones, material de archivo y participación de otros ponentes. Por lo cual, el montaje mantiene una línea artística que ya se ha podido ver en otras ocasiones. Pese a ello, funciona ante la narrativa expuesta, por lo que el ritmo no se ve afectado. También ayuda que no se ensimisme en alargarse, sino que tiene la duración perfecta para lo que se desea exponer. Por otro lado, se ha cuidado el acompañamiento musical, apreciándose la constante referencia a sus canciones como telón de fondo. Por lo que, de una forma sutil, se convierte en el leitmotiv principal. A nivel artístico y estético no hay una explosión más colorida, con gráficos más potentes. A pesar de ello, se mantiene en coherencia con el sello de identidad de lo que transmite Lola Índigo.

*Conclusión

Lola Índigo La niña es todo un acierto para los fans acérrimos de la cantante, mientras que para un espectador que no esté relacionado con la artista ve un documental entretenido. Sin embargo, su mayor fuerte se halla en que la cantante explique sus orígenes, así como varios episodios duros que sirven para visibilizar y entablar debates sobre temas todavía tabús. Por lo cual, sorprende, ya que no es un producto al uso, sino que también aprovecha para ir más allá, de alguna manera. A pesar de tener una realización estándar, pudiéndose lucir más artísticamente, lleva un ritmo fluido. Por ende, es accesible para todos los públicos y con una duración perfecta. Una carta de amor a su yo del pasado, que destaca en sus partes más personales y reivindicativas. Lola Índigo: La Niña