Possessor: Controlador de mentes (2020)

Possessor: Controlador de mentes (2020)
Descargar Latino Trailer

Tasya Vos (Riseborough) es una agente de una organización secreta que utiliza implantes cerebrales para controlar el movimiento corporal de otras personas, obligándolas a cometer asesinatos que benefician a toda clase de peces gordos del mundo corporativo. Un día, durante una misión rutinaria, algo sale mal. La agente Vos se ve atrapada dentro de la mente de uno de los sujetos que trataba de controlar (Abbot), cuyo apetito por la violencia se acaba convirtiendo en su peor aliado, superando incluso el suyo propio. Possessor: Controlador de mentes (2020)

 

Critica:

Brandon Cronenberg sigue la estela de su padre y se ha sacado de la manga un thriller de ciencia-ficción que es reflexivo, hiperviolento cuando toca y… bastante peñazo. Ya os digo que si fuera un episodio de Black Mirror sería mucho mejor.

En los primeros diez minutos la cinta establece las interesantes normas del universo con un prólogo que nos mantendrá expectantes. Mola lo que vemos y cómo lo vemos. Lo malo es que a partir de ahí el ritmo de la cinta es de cocción lenta y tendremos escenas pausadas con diálogos largos y hasta una música demasiado relajante. No esperéis un thriller con acción trepidante.

Parece que consciente de ello, Cronenberg saca a relucir la violencia explícita al servicio de una historia que, hay que dejarlo claro, se alarga en exceso. Sí, los apuñalamientos sangrientos, los disparos contundentes y las heridas viscerales duran lo suficiente en pantalla para despertarte incomodidad. Es de esa violencia que TE DUELE verla.

Es una lástima porque por mucha violencia que haya tienes la amarga sensación de no sentir una conexión emocional con los personajes. A pesar de que están bien desarrollados y su exploración psicológica es potente, parece que ni la cara de palo de Riseborough o el intermitente Abbott (aunque en los momentos de ira se sale).

Pero hay cosas positivas, claro. Cuando aflora en pantalla la lucha disociadora entre húesped y parásito la estética visual sube a otro nivel. No sólo veremos elegantes tonos azules o rojos sino que también el montaje fardará de tener momentos alucinatorios con flashes, filtros de colores e imágenes fusionadas. Ahí es cuando la música es un personaje más y MOLA.