Made for Love (2021)

Made for Love (2021)
Trailer

Una joven, que huye tras 10 años en un matrimonio sofocante con un multimillonario experto en tecnología, de repente se da cuenta de que su esposo ha implantado un novedoso y revolucionario dispositivo de monitorización en su cerebro que le permite rastrear todos sus movimientos. Made for Love

 

Critica

Érase que se era un grupito de amigos (Clarkson, Laing y Jones) que un buen día en mitad de una cogorza de ésas que se recuerdan luego toda la vida, idearon una historia. Se lo pasaron bomba con los detallitos y decidieron convertirla en serie. Y es lo que yo siempre digo: si algún parecido ves… pura coincidencia es.

El protagonista es un tío muy muy loco, un friki de la informática con mucho talento. El tío tiene muchos problemas para relacionarse con la gente en general, no digamos ya con las mujeres. Y por eso se pasa la vida enfrascado en su mundo inventando cosas. Pongamos que podría llamarse Byron G. como podría llamarse Mark Z. Al final se llama Byron G.

Nuestro amigo monta una empresa que poco a poco va creciendo de manera descomunal, expandiéndose a pasos de gigante, convirtiéndolo en un sujeto multimillonario. Mucho dinero pero mucho miedo. La gente le asusta, la vida le asusta, lo que más le gusta en el mundo es su empresa, y a ella se dedica en cuerpo y alma durante años. La empresa igual podría llamarse Google que Gogol. Pero al final se va a llamar Gogol.

Entre todas los productos de Gogol el que más ilusión le hace es el de unir mentes. En principio la idea es entender, interpretar el comportamiento de otras especies. Empiezan experimentando con un delfín, pero de ahí, dando un paso más… qué tal si pudiéramos unir nuestra mente a la de otra persona? La pareja por ejemplo. Estar todo el día sabiendo lo que el otro oye, lo que hace, lo que siente, lo que piensa… Jo, qué planazo, no? Quién no querría algo así, por favor. Pongámosle nombre al producto. Podría llamarse Made for Love o… yo qué sé, Instagram mismo. Nuestros amigos optan por Made for Love.

Y ahora sólo falta crear un mundo virtual en el que tú decides todo. El paisaje, los amigos, la familia, la pareja, la casa donde vas a vivir, tu trabajo… un sitio que no te puede fallar, porque estará exento de todo lo que no te guste. No habrá ruidos ni interferencias del exterior. Sólo se oirá la música que tú quieras, se verán los colores que te gusten, se olerán tus fragancias favoritas, y sólo existirá la gente que tú quieras que exista. Podríamos llamarlo Hub o podríamos llamarlo Meta. Como prefieras.

Y así es como Clarkson, Laing y Jones, creyéndose que están inventando algo en una fructífera noche de copas, lo que están haciendo es recrear una realidad que ya está inventada y que es completamente verídica. Lo que sí hacen muy bien es contar la historia desde el punto de vista femenino, el de la mujer de Byron o de Mark, que no falte nunca la “perspectiva de género”. Representada maravillosamente por Cristin Milioti, una actriz de ojos espectacularmente expresivos que remata la faena a la perfección. Y por si todo esto fuera poco, el padre de la protagonista tiene como pareja una muñeca hinchable. Si yo fuera periodista y tuviera que entrevistar, por poner un suponer, al dueño de Facebook, tengo muy claro lo que le preguntaría: oiga, qué opina de las muñecas hinchables? Made for Love